De nuevo, externalización. De nuevo, precarización. De nuevo: guerra.

Como sabéis la empresa tiene la intención de externalizar via art. 44 del E.T. a 101 personas provenientes de Vodafone, hace 2 años.

Quieren externalizar todas las provincias del proyecto Fenix «mantenimiento red fija», excepto Barcelona, Madrid, Valencia, Málaga y Sevilla y la parte completa de Gestión de Incidencias (CDU) afectando también a las provincias mencionadas antes.

STC convocó huelga para los miércoles, jueves y viernes de Julio, pero aprovechando el redactado mandado al Ministerio de Trabajo, la empresa en SIMA (Servicio de Mediación) firmó que retiraba el Art. 44 y eso desconvoca la huelga.

En una reunión posterior la empresa sigue defendiendo su postura de utilizar el art. 44 con pequeñisimas mejoras, por lo que se guardarán las actas por consejo de nuestro abogado por si hubiera que denunciar más adelante y poder probar que la empresa no ha negociado de «buena fe».

Se están manteniendo conversaciones con el resto de sindicatos y esperamos el jueves poder volver a convocar la huelga con el apoyo de toda la RLT y a un nivel más reducido de AMS que será la parte de mantenimiento de red fija de Vodafone más Gestión de incidencias.

También mantenemos contacto directo con todos los afectados posibles para saber cuáles son sus peticiones.

Por otro lado, algunos compañeros están pensando en acudir con pancartas en señal de protesta el día 5 de Julio a la inauguración de la tienda Huawei en Madrid.

Concentración de delegados frente el edificio Huawei en Madrid.

El 30 de Mayo de 2019 se concentraron los delegados de personal de los sindicatos STC, SIO, UGT y CCOO frente del emblemático edificio de Huawei en la calle Maria de Colbrand , en Madrid.Esta concentración corresponde al libro de ruta que establecimos entre los 4 sindicatos para protestar por los continuos despidos que Huawei está ejecutando.

19 trabajadores en lo que va de año han perdido su empleo, en los que la mayoría son mayores de 45 años, incluso uno de los afectados con 60 años

El proyecto mas afectado, ya que de una sola tacada han despedido a 10 trabajadores del «proyecto Fenix» que recoge a los técnicos llegados de la UPA externalizados por Vodafone que se materializó hace poco más de dos años.

Esto demuestra una estrategia clara para la destrucción de empleo de calidad sustituyendo por empleos cuyas condiciones dejan mucho que desear, en empresas de subcontratación en el mejor de los casos o parados de difícil colocación sobre todo en el colectivo de edades avanzadas.

Los medios digitales se hicieron eco de la concentración:
https://www.nuevatribuna.es/articulo/economia-social/huaweiespana-huawei-laboral-ccoo-ugt-despidos-trump/20190528113841163136.html

https://www.lavanguardia.com/vida/20190528/462549563239/sindicatos-convocan-una-concentracion-el-jueves-ante-la-sede-de-huawei-espana.html

Los trabajadores del proyecto Fenix, llevamos tiempo expresando nuestra preocupación y durante semanas, nos concentramos en las puertas de nuestros centros de trabajo, en protesta por los despidos indiscriminados en HUAWEI

NO VAMOS A PARAR HASTA QUE ESTAS PRÁCTICAS TERMINEN, CONTINUAREMOS MANIFESTANDONOS Y DEFENDIENDO EL EMPLEO, SOBRE TODO EN UNA EMPRESA CON ENORMES BENEFICIOS

EL OBLIGADO REGISTRO DE JORNADA. DUDAS Y DIFICULTAD DE APLICACIÓN.

El Real Decreto Ley 8/2019, de 8 de marzo, estableció la obligatoriedad para todos las empresas de llevar un registro de las jornadas “reales” realizadas por sus empleados. Dicha obligatoriedad es exigible desde el pasado día 12 de mayo, pero lo cierto es que las dudas se han extendido en cuanto al alcance de su aplicación, a raíz de las ambigüedades contenidas en la normativa legal.

Desde el Sindicato de Trabajadores de Comunicaciones valoramos positivamente la implementación de la norma, ya que el objetivo que persigue, que no es otro que introducir un control efectivo en la duración de las jornadas ordinarias realizadas por los trabajadores, y evitar de esta forma la realización de horas extraordinarias de forma ilegal, y en condiciones absolutamente desreguladas, ha de ser plenamente compartido.

Dicho esto, resulta obvio que la norma es muy poco explícita en cuanto a los métodos de control que deben procurar el fin buscado por la norma –desde mecanismos de fichaje tradicionales, elementos de control biofísico, hasta la simple hoja de papel firmada-, siempre que se acuerden con las representaciones de los trabajadores o simplemente mediante informe a la misma.

Puede considerarse muy respetable dejar una libertad de medios de control, pero lo cierto es que lo preceptuado por la norma ofrece la fundada impresión, de que la Administración pretende delegar en las representaciones de los trabajadores unas funciones que debería llevar a cabo ella misma.

También resulta muy dudoso que la Inspección de Trabajo pueda absorber nuevas funciones de vigilancia y control del cumplimiento de las normativas laborales por parte de las empresas, dada la insuficiencia de medios humanos y materiales de que adolece, y que difícilmente puede abarcar las funciones inspectoras que requeriría el hacer efectivo el control de jornadas que pretende facilitar el Real Decreto.

Por todo ello, desde STC pensamos que independientemente de lo acertado del objetivo que se pretende con el registro de jornadas, si al mismo tiempo no se define de una forma más concreta la naturaleza de los medios que hayan de utilizarse para implementar el mismo, y además de no se dota de mayores medios humanos y materiales a la Inspección de trabajo, es más que dudoso que el objetivo buscado pueda llevarse a término, impidiendo la realización de jornadas abusivas por los trabajadores y la no percepción, ni su correspondiente cotización a la Seguridad Social por la ejecución de las mismas.